El Papel del Psicólogo forense en la custodia de los hijos

La separación de los padres es el resultado final de un proceso progresivo de deterioro de la relación interpersonal en el que se termina por comprobar la imposibilidad para seguir conviviendo. Sin embargo, esa imposibilidad no tiene por qué afectar a la relación de cada uno de los padres con los hijos, de manera que, si hasta ese momento ha sido posible ésta a pesar de la fractura de la relación de pareja, no habría que presuponer que no pueda mantenerse una relación adecuada después de la separación.

Por tanto, el punto de partida de la valoración profesional debe ser el de considerar que ambos padres son idóneos para ejercer la guarda de los hijos menores. Desde este planteamiento, la misión del profesional tendría que consistir en demostrar, mediante la evaluación psicológica, en qué medida se cumple esta condición. Psicólogo forense

La evaluación del grupo familiar debe reconocer su complejidad y, por esa razón, debe manejar criterios objetivos y validados, que incluyan la evaluación de todos los implicados. El profesional debe estudiar suficientemente y con rigor las pautas de crianza, las habilidades de comunicación, las características de personalidad relacionadas con el cuidado, basándose en la información relevante aportada por todos los miembros de la familia, con los conocimientos y actualizaciones que permite el avance científico de la Psicología. El resultado de la evaluación, resumido y estructurado en el informe pericial, debe constituir un instrumento que ayude en el proceso de toma de decisiones de los órganos judiciales correspondientes, estableciendo para ello la capacidad y, en su caso, los distintos grados de competencia de los padres para ejercer la custodia de los hijos menores.

Principios que guían el informe pericial

Para dar cumplimiento a esta misión, en todo caso se considerará que el objeto global del informe es la familia entendida como un todo funcional e indivisible. La familia es una estructura que se transforma en el tiempo, por lo que en la pericial constará siempre que el dictamen se refiere a la situación y momento en el que se realiza.

Desde esta óptica un informe que no presente una información válida y fiable de cada uno de los miembros de la familia, y de la relación de cada miembro con los demás componentes, no podrá ser considerado un informe pericial valido sobre temas de custodia.

El informe psicológico pericial sobre temas de custodia debe incluir todo el sistema familiar, y por tanto debe valorar a todos sus miembros y las relaciones que se establecen entre ellos. Si no es posible acceder a todos los miembros de la unidad familiar, el psicólogo debe rechazar la realización del informe pericial (de valoración de alternativas) de guarda y custodia. Obviamente, es posible hacer informes periciales sobre otros aspectos de la dinámica familiar, como competencia parental, relaciones entre hermanos, o entre los hijos y uno de los progenitores, pero estos informes no cubren todos los objetivos del informe psicológico pericial sobre temas de custodia, y así debe informarse a la parte solicitante y hacerse constar expresamente en el caso de ser solicitada su ratificación en sede judicial.

Igualmente el objetivo viene siempre predeterminado por la pregunta pericial formulada por el juez de oficio o a solicitud de las partes, que debe establecerse con claridad al inicio del informe pericial.

Las conclusiones, como parte imprescindible de este informe, harán referencia explícita a la pregunta o preguntas periciales u objetivos que se han trazado al inicio del informe.

Para poder llevar a cabo el informe de custodia se utilizarán técnicas tradicionales de la Psicología, como son la entrevista, la observación conductual y otros instrumentos psicológicos; todos ellos adaptados a este objetivo concreto. Es muy importante poseer y actualizar el corpus de conocimientos teórico–prácticos necesario para desarrollar esta labor con la máxima adecuación a los conocimientos vigentes en nuestra disciplina.

Objetivos del informe pericial psicológico sobre temas de custodia

  • Contestar clara y sencillamente a la pregunta pericial haciendo constar que la conclusión se refiere al momento en el que se realiza.
  • Proporcionar al Juez una información relevante, fundamentada y comprensible, para asesorarle en la toma de decisiones con relación al régimen de guarda y custodia de los hijos menores de edad en procesos de separación o divorcio.
  • Contribuir al bienestar de los hijos menores de edad implicados en procesos de separación y divorcio, asesorando a los órganos judiciales sobre el régimen de convivencia más adecuado.
  • Describir las pautas y los escenarios de crianza que faciliten más y obstaculicen menos el desarrollo psicosocial del niño.
  • Hacer prevalecer durante todo el proceso de peritaje el interés superior de los menores, y regirse por los principios éticos y los fundamentos científicos actualizados de la profesión.
Fuente: www.cop.es
Seguir Federico Casado Reina:

Psicólogo en Sevilla

Federico Casado Reina, Psicólogo colegiado AN-07920. Especialista en Psicopatología y Salud. Tlf: 655 620 045

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.