Preguntas Frecuentes en Psicología

 

 

 

 

 

He decidido abrir esta sección para aclarar las clásicas preguntas frecuentes en psicología que se plantean normalmente. La decisión de ir al psicólogo no es fácil de tomar y es normal ponerse nervioso o tener dudas, entre otras cosas por la mitología que se ha creado en torno al ejercicio de esta profesión (“si voy al psicólogo es que estoy loco”, “estoy desquiciado”, “soy débil”…). Por supuesto, si tienes cualquier otra duda estaré encantado de resolverla, puedes escribirme a: info@psicologiaysaludsevilla.com

 

 

 

¿Qué es la Psicoterapia?

La psicoterapia es el tratamiento psicológico que tiene como objetivo el cambio de pensamientos, sentimientos y conductas.Psicoterapia Sevilla

Se lleva a cabo entre un profesional de la psicología formado, acreditado y con la experiencia necesaria para facilitar el cambio psicológico y el paciente que requiere la ayuda para mejorar su situación. Es fundamental el establecimiento de la llamada “alianza terapéutica”, y que conlleva un grado de motivación e implicación por parte del paciente, siendo fundamental para el buen desarrollo y evolución de la psicoterapia. Es indispensable que el paciente sea un sujeto activo en la psicoterapia.

La psicoterapia:

  • Favorece cambios adecuados con los objetivos que desea alcanzar el paciente.
  • Proporciona orden al caos facilitando la comprensión de ideas y acciones que habían sido confusas.
  • Consigue aliviar a la persona al capacitarla para que se enfrente a conflictos que se habían evitado.
  • Ofrece nuevas opciones para aprender diferentes maneras de pensar, sentir, actuar y razonar.

En resumen: hace que el malestar vaya desapareciendo para que podamos orientar y controlar nuestra propia vida.

¿Quienes son los destinatarios de la  Psicoterapia?

Esta pregunta en psicología también se repite bastante: la terapia psicológica está indicada básicamente dos grupos de personas:

  • Pacientes con un problema psicológico (depresión, estrés, control de la ira, ansiedad, etc.). En este caso el objetivo prioritario de la psicoterapia será el control de la sintomatología y su prevención y el afrontamiento de los factores generales que puedan provocar la dolencia.
  • Personas que buscan un crecimiento personal y autoconocimiento, fijando su atención en arreglar situaciones y problemas muy definidos. No hace falta estar sufriendo un trastorno mental para beneficiarse de la psicoterapia.  Dentro de este este caso podríamos citar:
    • Adaptarse y evolucionar en nuevas situaciones en la vida (fallecimiento de seres queridos, divorcios, cambios de domicilio, situaciones laborales…)
    • Mejorar y consolidar las habilidades potenciales del paciente para enfrentarse a problemas, , controlar sus impulsos, mejorar sus relaciones sociales…
    • Tomar una determinada dirección para resolver problemas o gestionar decisiones a todos los niveles (familiar, laboral, personal…)

¿Cuánto dura una psicoterapia?

Es imposible responder de forma concreta, aunque una terapia no tiene que ser necesariamente larga. Dependerá de muchos factores, como el tipo de problema o si hay más de uno, el tiempo que hace que se mantiene, la confianza en la intervención psicológica, la motivación de la persona y su implicación en la terapia, entre otros. En cualquier caso dependerá de lo que el paciente decida en el transcurso de la terapia, con la opción de continuar para conocer mejor los orígenes y opciones de los problemas (y sus soluciones), o bien acabarla al solucionar el conflicto.

Los motivos para la consulta pueden ser muy variados: en algunos casos podemos tener problemas concretos en un determinado ámbito (familiar, laboral…) que con pocas sesiones se resolverían. En otros casos, podemos hallarnos ante una situación más compleja que forme parte de un problema psicológico, con lo que su evolución sería más lenta y larga.

Lo normal en el proceso de la psicoterapia es comenzar con una sesión cada semana y poco a poco ir espaciando las sesiones en el tiempo, conforme el problema se vaya solucionando. Cada sesión suele durar 60 minutos.

 

¿Cuál es la diferencia entre un psicólogo y un psiquiatra?Psicólogo Sevilla Federico Casado Reina

Otra de las preguntas frecuentes en psicología que suelen repetirse bastante en la práctica de la intervención en salud mental: Un psiquiatra es un médico que tiene la especialidad de psiquiatría. De esta manera, su objetivo profesional es el componente orgánico del paciente, hallando y resolviendo los desequilibrios físicos usando la farmacología.

Por contra, el psicólogo está enfocado en la prevención e intervención de los problemas mentales a través de técnicas psicológicas para promover cambios profundos y estables en la persona.

 

 

¿Por qué no hablo mejor con un  amigo en vez de con un Psicólogo?

Aunque en la vida de una persona es importante una buena red de apoyo social (pareja, familia, amigos…) al poder escucharle y aconsejarle desde su propio punto de vista -y con el conocimiento más cercano de la situación conflictiva-, la implicación emocional de estas personas cercanas impide la objetividad a la hora de tomar decisiones y elegir el camino adecuado para solucionar un problema.

Por muy buenas intenciones que estas personas cercanas tengan a la hora de ayudar al paciente, no son expertos ni están formados en las competencias de fomentar cambios, o enseñar nuevos caminos para enfrentarse a los problemas y abandonar círculos viciosos aparentemente sin solución. De hecho incluso podrían agravar el problema más aún. Así, el psicólogo formado y experimentado en salud mental es la persona adecuada.

¿Y…tengo que contarle mis problemas a un desconocido?

Resulta completamente natural tener resistencias a la hora de sacar a la luz problemas íntimos y la inseguridad y la vergüenza suelen estar presentes en las primeras consultas, con pensamientos y dudas sobre la comprensión, el juicio o si en realidad alguien a quien no conozco me puede o no ayudar. Es tarea del psicólogo fomentar un clima de confianza y tranquilidad, aceptando incondicionalmente al paciente que llega a la consulta, sin juzgarlo y ejerciendo la empatía para entender su situación con total respeto.

No podemos tampoco olvidar que los psicólogos tenemos un Código Deontológico establecido por los Colegios Profesionales de la Psicología y que debe estar disponible para el paciente en cualquier momento. También la confidencialidad está garantizada, conforme a la actual Ley Orgánica 15/99, del 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal.

Así, el secreto profesional ampara y protege en todo momento al paciente frente a terceras personas, en la misma forma -o incluso más- que puede suceder en la relación laboral con un abogado, llegando incluso al nivel judicial su fuera necesario.

 

¿Somos así por genética o por aprendizaje?

Es otra de las más habituales preguntas frecuentes en psicología: los seres humanos somos una combinación de genética y aprendizaje. Pero lo que actualmente somos -nuestra cognición, etc.- viene determinado por lo que hemos aprendido a través de la experiencia de lo que nos rodea.

De esa forma, somos el producto de una serie de hábitos adquiridos, pensamientos, emociones que podemos desaprender y reinterpretar en el caso que nos provoquen sufrimiento, aprendiendo nuevas formas más satisfactorias de relacionarnos con lo que nos rodea (familia, pareja, amigos, trabajo, etc.)

 

 

Bueno, entonces…¿Qué puedo esperar de un psicólogo?

Principalmente, que sea un buen soporte para la mejora del bienestar del paciente y hacer realidad los cambios necesarios para lograr una estabilidad personal, mejorar la sociabilidad, añadir nuevos modos a la hora de resolver problemas y entender el origen de los que se están padeciendo.

Con todas estas indicaciones espero haber aclarado muchas de esas dudas en las preguntas frecuentes de la práctica de la psicología sanitaria.

Finalmente, un psicólogo puede ayudar a recuperar el control y rumbo de su vida, así como la confianza y seguridad en sí mismo.