Amistad y Amor: qué es la “friendzone”

La “zona de amigos” o “friendzone” es el “lugar” donde se coloca a una persona con la que únicamente tenemos una relación de amistad, negándole -en principio- una relación sentimental. Pero ¿Es posible pasar de una bonita amistad a una relación sentimental?. Todos recordamos las largas (y profundas) discusiones entre Meg Ryan y Billy Crystal en la película “Cuando Harry encontró a Sally”, y cómo se reinterpretaban los sentimientos de cada uno desde su propio punto de vista…

Friendzone
Fotograma de la película “Los amores cobardes” de Carmen Blanco

La “friendzone” es un estado de estancamiento en el que dos personas que mantienen una relación de amistad se quedan ahí, sin poder evolucionar hacia una relación sentimental, a pesar de los lazos afectivos que van surgiendo. Una de las principales causas de este efecto es nuestra tendencia a establecer todo según categorías regidas por prototipos, que se suelen crear durante la infancia y la adolescencia. Estos prototipos son aplicables a muchas situaciones y, también, a las relaciones entre personas. Estas categorías pueden ser dinámicas o estáticas. Las personas más dinámicas no suelen tener problemas para cambiar esas categorías, mientras que otras, en el momento que categorizan a alguien, no son capaces de verlo de otra manera, por mucho que la relación avance. Este término se hizo famoso por la serie televisiva “Friends”, cuando Joey le dice a Ross (que amaba a Rachel) que “ella lo había puesto en la ‘friendzone’ y que era su “presidente”.

Existe una ley no escrita que parece establecer un principio inquebrantable de las relaciones humanas: los amantes pueden ser amigos, pero los amigos no pueden ser amantes. Esta regla ha llegado a enquistarse tanto en nuestro imaginario colectivo que dos personas se conocen tanto sin haber estado románticamente involucradas no tendrán la oportunidad de salir como pareja, tener sexo o dejar que la relación siga desarrollándose hacia ámbitos más íntimos.

¿Amistad o amor?

¿Puede existir la amistad entre un hombre y una mujer? Esto es, ¿somos capaces los humanos de poder tener relaciones de amistad sincera con personas del sexo opuesto a las que potencialmente podríamos sentirnos atraídos? Hay que tener claro un concepto, referente a las relaciones humanas: el afecto no es igual a la atracción. Posiblemente, este es el principal motivo por el que muchas veces nos vemos atrapados en una relación que no es exactamente la que deseamos.

Varias investigaciones han concluido que la atracción entre los amigos del sexo opuesto es común, y se percibe más a menudo como una carga que como un beneficio. De igual manera, los hombres tienden a sentir mayor atracción por sus amigas, además de considerar tener una relación no formal con ellas; mientras que las mujeres, por su parte, prefieren abstenerse, y más aún cuando ellos tienen pareja. También merece la pena señalar que los mensajes que se dan las personas del sexo opuesto son percibidos de una manera diferente, sobretodo los hombres, tienden a malinterpretar los mensajes de las mujeres. En definitiva, todo apunta a que la amistad entre individuos de distinto sexo es imposible al constatar que una de las partes, cuando no las dos, acaba por desarrollar en algún momento un grado distinto de atracción sexual.

Estas investigaciones también determinan que son los hombres los que sienten una mayor atracción por sus amigas, con la sensación, además, de que este sentimiento es correspondido. Sin embargo ellas suelen interpretar las actitudes gentiles y amables de sus partes como una consecuencia directa de la relación de amistad que les une, lo que las convierte en menos proclives al malentendido amoroso con sus amigos.

En esta misma línea, durante el proceso de investigación, los psicólogos que formaron parte de este trabajo detectaron que cuando los varones envían mensajes sexuales a una amiga, ésta los interpreta habitualmente como un signo de simpatía, mientras que cuando ellas se muestran especialmente simpáticas, ellos interpretan su comportamiento como un primer signo de atracción sexual los hombres perciben posibilidades románticas con sus amigas más frecuentemente que las mujeres con sus amigos. El estudio también reveló que los hombres desplegaban el mismo nivel de atracción o deseo de formar una relación romántica con sus amigas, sin importar que estas ya estuvieran envueltas en una relación amorosa con otra persona.

Un factor que posiblemente contribuya a un margen de error es el temor y la inclinación a ocultar las cosas; hay que reconocer que existe cierto grado de vergüenza en admitir a un tercero que uno está atraído por su amigo, aunque perciba que él no le corresponde. Evidentemente, el orgullo y la timidez pueden afectar la manera en que alguien responde.

¿Qué quiere decir esto? Que los hombres y las mujeres evalúan sus relaciones con personas del sexo opuesto de formas muy distintas. Según el estudio, en la amistad típica entre un hombre y una mujer, el hombre sobreestima el nivel de atracción que su amiga tiene hacia él. Y, por el contrario, la mujer subestima el nivel de atracción que su amigo tiene hacia ella. ¿Podrían ser estas distintas visiones de una misma situación la fuente de tantos malentendidos, o la razón por la cual tantas mujeres -sin querer- dan “falsas esperanzas” a sus amigos?

Avatar
Seguir Federico Casado Reina:

Psicólogo en Sevilla

Federico Casado Reina, Psicólogo colegiado AN-07920. Especialista en Psicopatología y Salud. Tlf: 655 620 045

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.